EL SEGUNDO MUNDO: TOKPA

Sigamos con el relato de la mitología INDIOS HOPI, esta vez sobre el Segundo Mundo.

Aunque las primeras personas que habitaban en el Primer Mundo tenían distinto color de piel y hablaban leguajes diferentes, se sentían UNO, y podían entenderse fácilmente sin hablar. Lo mismo sucedía con los pájaros y animales en general. Bebían todos del pecho de la Madre Tierra, que le daba su alimento por medio de tierras, semillas, vegetales, frutas y maíz. Todos se sentían uno, la gente y los animales.

Pero con el tiempo, hubo quienes olvidaron las órdenes de Sotuknang y de la Mujer Araña de respetar a su Creador. Cada vez utilizaron más y más los centros vibratorios de sus cuerpos para fines puramente egoístas, olvidando que su principal propósito era el llevar a cabo el Plan del Creador.

Luego se hizo presente entre ellos Lavaihoya, “el hablador”. Vino en forma de un pájaro llamado Mochni, y cuanto más hablaba, más convencía a la gente de las diferencias existentes entre ellos y los animales, y también de las diferencias entre la raza humana misma, tanto de color de piel, de lenguaje y creencias respecto al Creador.
Fue en estos tiempos en que los animales decidieron apartarse de la gente. El espíritu guardián de los animales puso sus manos en las piernas traseras de estos, haciendo que estos se vuelvan salvajes y huyan de la gente.
De la misma manera, la gente comenzó a dividirse y a separarse unos de otros, por su raza, color, lenguaje y entre aquellos que recordaban el plan del Creador y los que no.

Entonces fue que hizo aparición entre ellos Kato'ya, en forma de serpiente con una gran cabeza. Hizo que la gente se aparte más aún uno de otro y de su prístina sabiduría. La gente se volvió muy desconfiada y con el tiempo violenta. Por último acabaron luchando unos con otros.

Pero sin embargo, hubo unos pocos en cada grupo de razas e idiomas diferentes, que siguieron viviendo bajo las leyes del Creador. Hacia ellos fue Sotuknang, con el sonido de un fuerte viento se hizo presente entre ellos y les dijo “He observado en que estado están las cosas. Esto no es bueno. He hablado con mi padre, TAIOWA, sobre ello. Hemos decidido que este mundo debe llegar a su fin y otro debe ser creado para que vosotros puedan empezar otra vez. Ustedes son los que han sido elegidos…y serán enviados a un lugar seguro. Su kopavi (centro vibratorio que se encontraba encima de la cabeza) los guiará. Su sabiduría interna les dará la visión para ver una nube que los guiará de día, y una estrella que los guiará por la noche. No lleven nada con ustedes. Su viaje no concluirá hasta que la nube y la estrella se detengan”

Así, la gente que había sido elegida repentinamente desapareció de sus casas y comenzaron a seguir a la nube y a la estrella. Mucha gente que encontraron en el camino preguntó a donde iban. Cuando supieron el por que seguían a la nube y a la estrella comenzaron a burlarse y a reírse. Solo hubo unos pocos que se atrevieron a seguirlos.

Luego de varios días y noches la gente por fin arribó a un lugar seguro. Sotuknang apareció y los dirigió hacia un gran montículo de tierra donde vivía La Gente Hormiga, golpeó en el techo y ordeno a estas gentes a que abrieran su casa. Cuando la Gente Hormiga abrió su puerta, Sotuknang le dijo a los elegidos: “Ahora entrarán en esta kiva de las Hormigas, donde permanecerán a salvo mientras el mundo se destruye. Mientras permanezcan aquí quiero que aprendan una lección de la Gente Hormiga. Ellos son trabajadores, ellos recolectan alimento en el verano para no pasar hambre en el invierno. Viven pacíficamente y obedecen el plan de la Creación”

Entonces la gente bajo al mundo de la Gente Hormiga. Cuando estuvieron todos a salvo, Sotuknang destruyó el primer mundo por medio del fuego, dio vida a los volcanes. El fuego vino desde arriba y abajo y rodeó la tierra, las aguas y el aire. Todo fue un solo elemento, fuego, y nada sobrevivió, salvo aquellos que permanecieron seguros en el corazón de la tierra. Y este fue el fin de TOKPELA, el primer mundo

SURGIMIENTO DEL SEGUNDO MUNDO

Mientras esto sucedía, la gente vivía muy feliz bajo la tierra con la Gente Hormiga. Sus casas eran similares a la de la gente en la superficie de la tierra. Había habitaciones para vivir, dormir y para almacenar sus comidas. Además había luz, lo que les permitía ver sin problemas.
Solo una cosa les preocupaba, la comida comenzaba a escasear. No tardo mucho en ser destruido el Primer Mundo, pero sin embargo estaba tardando en enfriarse luego del fuego, y esto era necesario para que pudiera crearse el Segundo Mundo.

“No nos den tanta comida, ustedes han trabajado duro para recogerá y almacenarla” dijo la gente. “Ustedes son nuestros invitados, todo lo nuestro, a vosotros también pertenece” contestaron las hormigas. Así, la Gente Hormiga se siguió privando de comer para agasajar a sus invitados. Cada día ajustaban sus cinturones más y más. Es por ello que las hormigas tienen una cintura muy pequeña hoy en día.

Finalmente una vez enfriado el Primer Mundo, Sotuknang lo purificó. Luego comenzó a crear el Segundo Mundo. Lo cambió completamente. Allí donde había agua puso la tierra, y allí donde había tierra puso agua, para que así la gente que lo habitara no tenga ningún recuerdo del malvado mundo anterior que había existido.
Cuando estuvo todo listo, Sotuknang fue hacia el techo de la kiva Hormiga, golpeó, y se dirigió primero hacia la Gente Hormiga “Gracias por hacer su trabajo en ayudar a salvar a estas personas. Esto siempre será recordado…Vendrán los tiempos en que otro mundo sea destruido, y cuando los malvados sepan que se acercan sus últimos días sobre la tierra, se dirigirán a la colina de las hormigas y clamarán para que estas los salven. Ahora, que ya han cumplido con su deber, pueden seguir adelante en este Segundo Mundo que he creado y tomen su lugar como hormigas”

Luego Sotuknang se dirigió hacia los elegidos “Hagan su aparición en este Segundo Mundo que he creado. Es tan hermoso como el primero. Les gustará. Multiplíquense y sean felices. Pero siempre recuerden al Creador y las leyes que les ha dejado. Cuando los escuche cantando alabanzas a él sabré que son mis hijos, y estarán cerca de mí en sus corazones”

Entonces la gente apareció en el Segundo Mundo. Su nombre fue:
-
TOKPA (La medianoche oscura).
-
Su dirección fue el sur, su color azul, su mineral la qochasiva (plata). Los jefes sobre esta fueron, salavi, el pulcro; kwahu, el águila; y kolichiayaw, el mofeta.
Era una extensa tierra, y la gente se multiplicó rápidamente, y se desparramó en varias direcciones y a todas las partes del mundo. Esto no significó mayor problema, ya que estaban muy unidos en sus espíritus y podían comunicarse unos con otros desde su kopavi (centro vibratorio que se encontraba encima de la cabeza). Esta puerta todavía estaba abierta, por ello se sentían muy cerca de Sotuknang y cantaban alegremente plegarias a TAIOWA, el Creador.

No tuvieron el privilegio de vivir con los animales, ya que estos eran salvajes y se mantuvieron alejados. Así la gente comenzó a ocuparse de sus asuntos, construyeron primero sus casas, y luego pueblos que se comunicaban por medio de caminos. Hicieron cosas con sus manos, y almacenaban comida tal cual lo hacía la Gente Hormiga. También comenzaron a intercambiar cosas unos con otros.

Y aquí fue cuando los problemas comenzaron. Todo lo que necesitaban estaba en este Segundo Mundo, pero la gente comenzó a querer más. Cada vez crecía más y más el intercambio de cosas que no necesitaban, y cuantos más bienes adquirían mas codiciosos se volvían. Esto era muy serio, ya que no se daban cuenta de que se estaban apartando del camino de la buena vida que les había sido brindada. Olvidaron cantar alegremente canciones al Creador y pronto comenzaron a cantar plegarias a los bienes que intercambiaban y almacenaban. Comenzaron a haber disturbios y a pelearse entre ellos, y luego comenzaron las guerras entre los pueblos.

Sin embargo, había unos pocos que siguieron cantando al Creador. Pero la gente malvada se burló de ellos hasta que solo pudieron cantar dentro de sus corazones. A pesar de ello Sotuknang, pudo escucharlos y un día se apareció entre ellos.

“La Mujer Araña me ha dicho lo que está sucediendo” dijo “Esto es muy malo. El clan de la Araña era su guía, y lo estaban haciendo bien hasta que estos malos acontecimientos comenzaron. Ahora mi padre TAIOWA, y yo hemos decidido destruir este Segundo Mundo, una vez que los pongamos a vosotros en un lugar seguro”

Entonces, tal como había sucedido en el ocaso del Primer Mundo, Sotuknang llamó a la Gente Hormiga para que diera acogida a los elegidos en su mundo subterráneo. Una vez seguros allí, Sotuknang ordenaría a los Gemelos, Poqanghoya y Palongawhoya, a dejar sus lugares en los polos terrestres, donde ellos estaban para mantener a la tierra en una armónica rotación.

Los Gemelos, abandonaron sus posiciones, y el mundo, ya sin que nadie pudiera controlarlo, perdió su balance, y comenzó a girar fuera de control. Las montañas cayeron en los mares, los lagos y los mares rajaron la tierra, y el mundo comenzó a enfriarse hasta que se convirtió en hielo sólido.
Este fue el fin de TOPKA, el Segundo Mundo.

SURGIEMENTO DEL TERCER MUNDO
Por muchos años, todos los elementos que componían el Segundo Mundo estuvieron congelados en una masa inerte de hielo, sin vida ni movimiento. Pero los elegidos que fueron refugiados con la Gente Hormiga estaban felices y calientes en el mundo subterráneo. Comían cuidadosamente, aunque la cintura de las hormigas se volvió más pequeña. Conjuntamente aprendieron a tejer fajas y sábanas, además de contar historias.

Tiempo después, Sotuknang ordenó a los Gemelos que tomen sus puestos en los polos del eje terrestre. Luego de un gran estremecimiento el mundo comenzó a girar nuevamente. Poco a poco comenzó a girar armónicamente y acomodándose su órbita. El hielo comenzó a derretirse, y el mundo a calentarse. Sotuknang puso manos a la obra para crear el Tercer Mundo: poniendo en su lugar a la tierra y a los mares, creando montañas y llanuras, y también creando las diversas formas de vida.

Una vez finalizado el trabajo, la tierra estuvo lista para ser ocupada. Fue hacia la puerta de la Kiva Hormiga, como lo había hecho anteriormente y dijo “Abrid las puertas, es hora de que salgan a la luz”
Una vez más, dio a la gente instrucciones. “Los he salvado, por ello pueden salir a habitar este Tercer Mundo. Pero siempre deberán recordar dos cosas que les voy a decir: Primero respeten a su creador y unos a los otros. Y segundo, canten en armonía desde la cima de las colinas. Cuando yo no oiga que canten sus plegarias a su Creador, sabré que una vez más han vuelto al camino de la maldad”

Así, la gente trepó por las laderas de la Kiva Hormiga, haciendo su aparición en el Tercer Mundo

4 comentarios:

  1. que decir, los hopi, milenarios, sabios. hay que aprender.

    gracias

    ResponderEliminar
  2. increibles paralelismos.
    los hopi ya sabian que la tierra era redonda hace milenios

    ResponderEliminar
  3. He leído la entrada varías veces y la verdad es muy difícil comprender la filosofía y la simbología de los indios hopi.

    ResponderEliminar
  4. no deja de sorprenderme esta pagina
    gracias

    ResponderEliminar

Hazte amigo!

Lo más visto