EL MONTE SHASTA: SUCESOS INEXPLICABES

Seguiremos hablando en esta entrada de los misterios que envuelven al Monte Shasta.

Para recordar diremos que se trata de un volcán supuestamente apagado, que supera los 4000m de altura y se encuentra ubicado en el macizo montañoso de Sierra Nevada, California (Estados Unidos).
Los INDIOS HOPI poseen diversas leyendas sobre este mágico monte y los supuestos habitantes que moran en su interior.

Lo cierto es que se han sucedido diversos incidentes inexplicables relacionados con el Monte Shasta; entre los mitos, como dijimos, se cree que tiene una morada subterránea de un pueblo de seres desconocidos.

De tanto en tanto, quienes habitan sus alrededores, han comentado que se pueden observar intensos resplandores parecidos a flashes de fotografía. Esta luz inexplicable, de gran luminosidad, alumbra grandes áreas de las laderas del Monte Shasta. Algunos consideran que esto tiene un origen artificial, pero ningún científico ha podido comprobarlo.

Para alimentar aún más la leyenda, algunos transeúntes aseguran haber visto allí a unos altos y esbeltos seres, de largos cabellos rizados y de blanca vestimenta. Se dice que son parecidos a los hombres que habitaron antiguamente esta tierra, usan ropas largas, semejantes a las prendas que usaban los romanos en la época del imperio; quienes al ser descubiertos, huían inmediatamente.

De vez en cuando, algunos también aseguran haber visto brotar de su cráter un extenso hilo de humo.

Hacia el año 1972, James Hadauk, Irwing Lescer y William Schoner, estudiantes de geología de la Universidad de Berkeley, decidieron investigar el tema, treparon al Monte Shasta y comprobaron que el cráter no presentaba ningún signo de actividad. Entonces ¿De dónde salía entonces en humo?
Al bajar del monte y decidir hacer una pausa para descansar, pudieron observar por medio de prismáticos a varios hombres blancos, muy altos, de abundantes cabelleras onduladas, que caminaban y desaparecieron repentinamente detrás de un peñasco que se situaba al pie del volcán.

Los defensores acérrimos del mito del Shasta sostienen que los humos emitidos, al norte de este macizo, podrían atribuirse, no ha una actividad volcánica, ya que este está inactivo, sino a una ciudad que estaría allí disimulada.
Para sustentar sus tesis, se basan en las declaraciones de un reconocido astrónomo, el profesor Edgar Lucin Larkin, que fue director del Observatorio del Monte Lowe, en California meridional. Al parecer, el científico distinguió con el telescopio en lo alto del Monte Shasta, una cúpula resplandeciente rodeada de construcciones.

Añadiendo mas leña al fuego:

En el libro “A Dweller on Two Planets” (Un habitante de dos planetas) publicado en 1884 y escrito por un residente local llamado Frederick Oliver, describe a las criaturas del Monte Shasta. Aparentemente Oliver fue invitado a esta morada subterránea, porque se encarga de describirla al detalle.
Según sustenta F. Oliver, estos seres son sobrevivientes de la Atlántida y poseen naves espaciales impulsadas magnéticamente.
Oliver afirmó que esos sobrevivientes (¿Atlantes?) poseían vehículos aéreos con alas, que eran alimentados con combustible fósil, pero que luego fueron reemplazados por naves impulsadas por fuerzas magnéticas. (¿Es que también les preocupa el cambio climático?)

El autor sigue diciendo en el libro que la gente del Monte Shasta, podría producir bolas de fuego de diferentes colores, en especial rojo, anaranjado, amarillo y verde. Según testimonio locales, hacia 1951, se vieron juntas 9 bolas de fuego verde en el cielo, cerca de Alburquerque, Nuevo México. También, muchas bolas de fuego de extraño color verde fueron vistas a comienzos de la década de los años 50, pero sólo en el suroeste, donde está situada la planta de energía atómica de Los Álamos.

Según teóricos del asunto, existe la idea, de que su finalidad era eliminar el exceso de radiación producido después de las pruebas atómicas.

Mas allá de toda alocada teoría, lo cierto es que existen una serie de extraños acontecimientos en torno al Monte Shasta: raras formaciones nubosas en su cima, resplandores sobre el volcán, incendios inexplicables en la selva, discos voladores que se alejaban del volcán y volvían a entrar en él, barreras invisibles y “vibraciones” que impidieron a los curiosos, turistas y exploradores, acercarse a ciertas zonas forestales en la montaña.

Aquí una curiosa foto del monte:

5 comentarios:

  1. crero y como dices deben ser leyendas del lugar, como las de nessie, pero las fotos son raras

    ResponderEliminar
  2. lo de las ciudades subterraneas es cierto, hay varios testimonios que lo han demostrado, y no solo en esa zona sino en todo el planeta

    ResponderEliminar
  3. si no lo veo no lo creo, la foto sorprende

    ResponderEliminar
  4. Como dice la frase: hay otros mundos pero están en éste.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Algo ocurre ahí arriba. Y dentro de tu alma también ocurren cosas. A ver en qué para todo esto.

    ResponderEliminar

Hazte amigo!

Lo más visto